Teléfono:

+57-318 3208680

Dirección:

Bogotá, Colombia Kra. 19 N° 58 - 51 e-mail: oblatas @abriendocaminos.org.co

¡SERÉ OBLATA!

Si en el encuentro con Jesús Redentor has descubierto que su vida te atrae y deseas imitarlo, tienes la opción de seguirlo como Hermana oblata del Santísimo Redentor y con nosotras mantener viva Su memoria, realizar y vivir sus valores y actitudes y contagiar su esperanza salvadora.

Tú puedes seguir sus pasos sirviendo como Él en las permanentes situaciones que experimentan las personas excluidas socialmente, en las mujeres involucradas en el ámbito de la explotación sexual: prostitución, pornografía y trata. Tú puedes contribuir y comprometerte con su evangelización liberadora.

Para proseguir por este camino durante el período de formación irás estructurando y construyendo tu personalidad humano - cristiana como Oblata, a través de un proceso sistemático y específico a distintos niveles que abarca la vida entera y se abre a todos los horizontes en que la vida religiosa intenta vivir la opción vocacional, conjugando la interrelación progresiva entre persona, carisma y realidad concreta, de forma que con fidelidad creativa abras y pongas en marcha nuevos itinerarios que respondan a los desafíos y retos de los contextos, la cultura y la sociedad. Ese camino de formación supone:

 Desarrollo personal para poder responder al amor de Dios.

 Conocimiento de Jesús de forma que integres su estilo y su proyecto.

 Descubrir a Cristo Redentor como ideal evangélico del servicio apostólico.

 Sentido de pertenencia a la comunidad eclesial, pueblo de Dios en camino, estructurado para el servicio.

 Capacitación humano – religiosa y profesional.

 Vivir esta experiencia desde la perspectiva de la espiritualidad y carisma Oblata.

 Encarnar el carisma en la cultura y sociedad concreta a la que seas enviada.

 Hacer la experiencia de participar en proyectos de misión con otras personas y grupos.

 Avanzar en un camino compartido con el laicado y las mujeres en relaciones de igualdad.

Este proceso formativo es una tarea común que vivirás en dos etapas bien definidas: Formación Inicial – primeros años de vida en la Congregación y Formación permanente – desde el término de la primera etapa hasta el final de la vida.

Anteceden al proceso formativo dos fases importantes:

a. Aspirantado: Período de conocimiento, acompañamiento y discernimiento en la búsqueda del proyecto de Dios en tu vida, de forma que sintiéndote llamada por el Señor a la vida religiosa, encuentres en las Oblatas del Santísimo Redentor un modo significativo de vivirla.

b. Postulatado: Lapso de tiempo durante el cual en un ámbito comunitario y apostólico disciernes tu opción por el seguimiento de Jesús en la vida religiosa Oblata y te preparas para iniciar el noviciado.

La etapa de la formación inicial tiene entre otros fines el conocer la propia realidad, caminar en el desarrollo de habilidades y capacidades, conocer la vocación Oblata y asumir su estilo de vida, identificarse progresivamente con la persona de Jesús Redentor asumiendo paulatinamente dentro del ámbito comunitario responsabilidades y opciones. Comprende dos etapas:

  1. Noviciado: Tiempo de iniciación de la vida religiosa Oblata en la que haces tu proceso de interiorización en el seguimiento de Jesús Redentor, asumiendo la vida, carisma, espiritualidad y misión de la Oblata. Su duración es de dos años al final de los cuales haces la consagración temporal.

  2. Juniorado: Etapa destinada a confirmar la opción y entrega hecha al Santísimo Redentor y consolidar las experiencias formativas. Su duración es de seis años al final de los cuales haces la consagración perpetua.

La etapa de la Formación permanente se encamina a que desarrolles la conciencia de ti misma, ejercitando progresivamente al servicio del Reino las cualidades, aptitudes y capacitación adquirida, comprometiéndote en desarrollar la apertura al espíritu para continuar y actualizar la formación humana, espiritual y profesional y así poder responder a los desafíos de la sociedad, la cultura, con una finalidad renovada que acreciente la integración comunitaria y el despliegue en la misión apostólica.

Si deseas iniciar este camino de seguimiento a Jesús Redentor comunícate con nosotras